Médicos Unidos por sus Derechos considera que la contratación de médicos sin especialidad anunciada por la Consejería de Sanidad de CYL tiene consecuencias negativas: empeora la calidad de la atención, devalúa a la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria, y no se ajusta a derecho. Insistimos en que la forma de paliar el déficit de médicos es la mejora de las condiciones laborales. En este comunicado explicamos nuestras razones: