La Consejería de Sanidad de Castilla y León ha impulsado un programa para contratar a médicos sin especialidad en Medicina Familiar y Comunitaria para paliar el déficit de profesionales. Desde MUD advertimos del riesgo que supone para los médicos sin MIR ya que los gobernantes se lavarán las manos si hay algún problema y la responsabilidad recaerá exclusivamente sobre el médico. La Junta castellanoleonesa no asumirá su responsabilidad a pesar de que ha contratado personal a sabiendas de que carece de determinadas competencias. Lo explica el portavoz de Médicos Unidos por sus Derechos, Samuel García Rubio: