Médicos Unidos por sus Derechos considera inaceptable que la Junta de Castilla y León encuentre la «solución» al déficit de profesionales en la devaluación de la atención primaria. Recordemos que la Consejería de Sanidad está contratando a médicos sin especialidad en el área de Medicina Familiar y Comunitaria. La asociación sostiene que los gobernantes se niegan a valorar la causa real de la falta de médicos que no es otra que la precariedad laboral. No hay intención de mejorar las condiciones. La clase política es responsable de la gestión de los recursos humanos. No es de recibo que carguen las consecuencias de su mala gestión sobre los pacientes (que reciben una peor atención) y sobre los médicos sin MIR (que serán los responsables si algo va mal). Samuel García Rubio, portavoz de la asociación, pone los puntos sobre las íes: