Médicos Unidos por sus Derechos no comparte que, ante la falta de médicos, comunidades autónomas como Galicia, Andalucía, la Comunidad Valenciana o Castilla y León, busquen atajos con la contratación de médicos sin especialidad. La asociación sostiene que medidas así desincentivan a los profesionales que cursan el MIR en Medicina Familiar y Comunitaria ya que podrían saltarse la formación de 4 o 5 años de duración y ejercer en las comunidades que no lo exigen. No puede haber atención de calidad al paciente sin formación. Así lo expone nuestro portavoz, Samuel García Rubio: