IMG 4433 1024x768 - La Comunidad Valenciana marca el camino a la hora de gestionar las zonas de difícil cobertura

El presidente Mazón (derecha) y el vicepresidente Barrera (izquierda) de la Comunidad Valenciana.

El Gobierno de la Comunidad Valenciana ha impulsado un decreto sobre las zonas sanitarias de difícil cobertura de la región. El objetivo es estabilizar a los profesionales que ejerzan en dichas zonas y garantizar así la atención médica al ciudadano. La iniciativa afecta a zonas como Vinaròs, Requena, Elda, Orihuela y Torrevieja, así como a las zonas básicas de salud de Ademuz, Chelva y Titaguas.

El Ejecutivo ha establecido una serie de incentivos para, primero, atraer a los médicos y, segundo, que se mantengan en las zonas de difícil cobertura durante al menos un trienio.

Los incentivos son los siguientes:

  • Se otorga una mejor puntuación en los baremos al realizar este servicio. Puntuará tres veces más que en las zonas no catalogadas como tal lo cual impulsa al médico en futuros concursos. 

 

  • Progreso más rápido en el grado profesional. Cada 3 meses en el puesto supondrá la reducción de un mes en el tiempo necesario para avanzar en el grado.

 

  • El ejercicio en estas zonas será justificación suficiente para la prolongación del servicio más allá de la edad de jubilación si el profesional lo desea. 

 

  • Mejora salarial mediante el reconocimiento de un complemento retributivo específico excepcional sujeto a evaluación periódica. 

 

Médicos Unidos por sus Derechos considera que estas medidas son muy positivas para paliar el déficit de profesionales que es aún más acuciante en determinadas zonas de nuestro país. La asociación insta al resto de gobiernos autonómicos a imitar medidas como esta que podrían cubrir las plazas de difícil cobertura mediante la mejora de las condiciones del colectivo.